Archive for the ‘ Sergio Meier ’ Category

Universo Meier: vida en martes

Es como un planeta distinto como martes, que hay marcianos y cosas distintas que en nuestro planeta no hayo que dejaron de exitir como los dinosaurios, también me puedo imaginar q’ es nuestro planeta despues del 2012.

Ingrid DiaZ

12 años

Lo anterior corresponde a uno de los muchos textos adheridos a un costado del diorama que más atrajo la atención del público en el Pabellón Cultural de la Expo-Feria Yo creo en Quillota. Este pabellón albergó durante los últimos días de octubre a Universo Meier, homenaje multimedial organizado por Roberto Moya y Pablo Hermosilla que contó con el apoyo del Fondo Nacional del Libro y la Lectura 2010, la Ilustre Municipalidad de Quillota, PdE y varios de los amigos más cercanos de Sergio Meier.

Y una reunión de amigos fue justamente lo que vivimos ayer… una cálida reunión que superó mis expectativas en varios grados fahrenheit. Ahí estaban Omar Vega, Patricio Alfonso, Néstor Flores y Marcelo Novoa, y ahí estaba nuestro gran amigo Sergio Meier y ante todo el despliegue de imágenes y palabras articulados en torno a su figura que no pude evitar que a mi mente acudieran las palabras que el Minotauro le dice a Teseo en Los reyes de Cortazar:

Cuando el último hueso se haya separado de la carne, y esté mi figura vuelta olvido, naceré de verdad en mi reino incontable. Allí habitaré por siempre, como un hermano ausente y magnífico. ¡Oh residencia diáfana del aire! ¡Mar de lo cantos, árbol de murmullo!

Continue reading

Gérmenes; recortes; desarrollo; arte combinatoria

Dicen que un chiste que es necesario explicar para que cause gracia es un mal chiste. Yo no lo creo así, yo creo que esa explicación puede ser el verdadero chiste. Según yo veo las cosas, todo malentendido, toda omisión, todo gesto oscuro y toda errata invitan al diálogo, a la interpretación y al juego. De ahí se desprenden varios interesantes ejercicios tales como La actividad paranoica-crítica de Salvador Dalí, el cut-up de William S. Burroughs, los hábitos literarios de Tlön descritos por Borges, el weissöj y la teoría del libro-duplex de Karlés Llord (regresaré sobre esto más adelante).

Uno podría verse tentando a rastrear esta arte de la combinatoria -por llamarlo prosaicamente- al célebre Conde de Lautréamont. No en vano los surrealistas le consideraron uno de sus precursores citando como directa influencia su “encuentro fortuito en una mesa de disección de una máquina de coser y un paraguas”. Pero cabe preguntarnos, ¿fue ese encuentro realmente fortuito?

Lo fortuito es lo casual, lo no-programado. Pero para quienes como yo no creen en casualidades, lo fortuito no existe. El encuentro y el lugar dónde la máquina de coser y el paraguas se reunieron fue planificado por Lautréamont, lo mismo ocurre con cualquiera de las “aproximaciones insólitas” que los surrealistas cultivarían posteriormente en todas sus formas y variaciones.

Continue reading