Posts Tagged ‘ Sergio Meier ’

Ensamblando quimeras: diálogos en torno a Kounboum e Identidad suspendida

Sergio Alejandro Amira: Comienza hoy el primer encuentro KounboumIdentidad suspendida, abre los fuegos, Karlés Llord.

Karlés Llord: Hay en primer término, interesantes reflexiones acerca del lenguaje en ambos libros. Como cuando se dice en Identidad suspendida que “el lenguaje se ha vuelto más real que la realidad”, y que recuerda la premisa borgeana de que “el lenguaje mismo no es ya más que un sistema de citas”.

SAA: El lenguaje se apodera de la realidad, la transforma y la penetra

KL: Si el lenguaje es la lombriz solitaria del cerebro o un virus, ¿cómo se manifiesta esto en tu actitud escritural?, ¿en la relación de tu Yo creativo con tus propias redes sinápticas?, ¿cómo se vincula en ti la sintaxis con las sinapsis? Porque en Identidad suspendida vemos las huellas de una gran conspiración, sin embargo esa conspiración pareciera encubrir otra, una conspiración sintáctica, de la estructura del ser humano como hablante, contra sus propias raíces alienígenas o viceversa, la mutación alienígena de las bases de la comunicación humana.

SAA: Sobre las conspiraciones me gusta algo que dijo Alan Moore en el documental Mindscape of Alan Moore. Él dice que para le mente conspirativa siempre hay alguien “en control” porque es más cómodo pensar eso. Es más cómodo pensar en que la banca judía, o los grises, o los reptiloides de otra dimensión son quienes mueven los hilos y no aceptar la verdad, que el mundo es caótico y que no hay nadie en control. Y mucho menos un Dios o panteón de dioses. Todos como individuos estamos en control, lo que nos lleva a la visión de la realidad como un esfuerzo cooperativo. El observador afectando la realidad, interviniéndola y manipulándola. En Identidad suspendida intenté decir algo similar a esto, la conspiración no existe y nadie está en control, es el principio de incertidumbre mismo, ¿no crees?

KL: Sí, la incertidumbre como el estado larvario mismo de la literatura y de la vida misma.

SAA: “Todo lo que no es errancia es dogma” dice en Kounboum, y yo en Identidad suspendida digo, “quien posee certezas posee cadenas”, y como Prometéo está encadenado a la montaña. Sin cadenas, podemos ejercitar la errancia que parte del error también. Dar la bienvenida al error y desarrollar cosmogonías completas a partir de la errata de un libro, por ejemplo.

KL: Y entonces da lo mismo si hay conspiración o no, el escritor despliega sus caminos y laberintos absolutamente despreocupado del resultado final.

SAA: Así es. Y aquí nos conviene detenernos en “el escritor”. Me parece particularmente reveladora la siguiente afirmación de Clodoveo Piovalle en Los papeles del Dr. Cabdeguur: “Un literato es un hombre de géneros; un escritor es alguien que escribe, no siguiendo una línea de construcción o configuración, sino guiado por impulsos extragenéricos, extrafronterizos”. Yo no tengo duda alguna que bajo esta premisa, tanto tú como yo respondemos a la definición de “escritor”… pero albergo la sospecha que Meier sería un literato. Continue reading

Identidad suspendida tres años después

El 4 de julio de 1976 los Sex Pistols tocaron en el Lesser Free Trade Hall de Manchester, un pequeño escenario en el segundo piso del hall principal. No había más de cuarenta personas en aquel legendario concierto que es considerado catalizador tanto para el movimiento punk como el New Wave. Entre los escasos asistentes se encontraban Tony Wilson (personalidad televisiva, fundador de Factory Records), Martin Hannett (productor de Factory Records), Howard Devoto, Pete Shelley y Steve Diggle (de Buzzcocks, organizadores del concierto) y Bernard Sumner y Peter Hook (que formarían posteriormente Joy Division y New Order), entre otros. Mick Hucknall (de Simply Red), Morrisey e Ian Curtis asistieron al segundo concierto, pero la tendencia a mitificar aquel primer concierto los sitúa también ahí. Yo me lo perdí lamentablemente debido a que vivía en Chile por aquel entonces y además tenía poco más de dos años, pero pude experimentar algo similar cuando en un día como este hace tres años atrás, presenté mi primera novela: Identidad suspendida.

El lanzamiento fue el jueves 13 de septiembre a las 19:15 horas en el Círculo de Periodistas, en Santiago. A la hora de escribir sobre esto no puedo dejar de pensar en aquella presentación mancuniana de los Pistols. Claro, el lanzamiento de Identidad suspendida está lejos de ser “legendario” todavía, aunque para mí hay ciertos factores que puede que contribuyan a que lo sea eventualmente.

Yo había llegado ese mismo día a Santiago desde Viña del Mar, y tenía por centro de operaciones el departamento de Rodrigo Mundaca, quien se hallaba convaleciente de una operación. Almorcé con él en un restaurant frente al Diego Portales (hoy GAM) y de ahí fui a la editorial a ver como había quedado mi libro. Posteriormente regresé donde Mundaca, nos tomamos un café, y hube de ir en busca de mi amigo Sergio Meier que venía de Quillota para el lanzamiento. Y he aquí que al llegar a las inmediaciones del metro Santa Lucía, me encuentro con que un helicóptero de carabineros ha aterrizado en plena Alameda, frente a la Biblioteca Nacional. Sergio e Isabel (su señora) me esperaban abajo, en las boleterías, por lo que me apresuré en ir a buscarlos para que presenciaran el acontecimiento. Juntos vimos como carabineros llevó, desde una ambulancia estacionada a un costado, a un herido en camilla hasta el helicóptero que nunca dejó de girar las aspas hasta despegar. Ahí mismo alguien nos dijo que el operativo se debía a una carabinero a la cual habían atropellado. Al parecer estaba muy grave y en ambulancia no llegaría con vida al hospital desde la usualmente congestionada Alameda. Hay una mención a este incidente en los archivos de EMOL y también algunos videos en YouTube, pero ninguna mención a si la carabinero se recuperó o no (a propósito de YouTube, las partes 1, 2 y 3 del lanzamiento). Continue reading

La invasión de los Archaenides

por Sergio Meier

Un torbellino de ideas, conceptos de la cultura popular nacional y extranjera, referencias librescas de vanguardia, extraordinarias teorías de la mente y el alma que desfilan por los labios de agentes humanos y biomecánicos de la represión…

Una tortuosa hidra de mil cabezas aullando en apretadas cien páginas.

Sergio Amira es un Dick intoxicado, escanciando algunas gotas de Burroughs y Aldiss con sus neuronas descalzas. Más que una imitación, una reencarnación chilena del Dick más místico y delirante de sus últimos tiempos. Conspiraciones tecnológicas y esotéricas, bajo cuya égida desfila la historia secreta de nuestra nación. La ominosa Compañía y el Protectorado Galáctico; masones, rosacruces y jesuitas, junto a nazis y fascistas criollos que adoran a la Virgen aparecida en el parabrisas que le salvara la vida a Pinochet…

El mesiánico satélite de “Valis” ahora es el mitificado satélite chileno FASat-Alfa, que dominando las ondas mentales parece explicar el contradictorio y casi nulo carácter de nuestro pueblo (¿acaso civiles y militares no han estado siendo manipulados inconscientemente por el satélite de la Compañía?). ¿Y quienes son en verdad los Archaenides, esos demonios ocultos tras la inaprensible realidad y que parecen controlarlo todo?

Lo mejor y lo peor de las vanguardias del siglo XX se dan cita en esta “nouvelle” claramente beatnik, con toda la psicodelia de los años sesenta, y que tuvo su correspondencia en la c-f con el llamado movimiento de la “nueva cosa”.

Continue reading